martes, 20 de marzo de 2012

Para Canalizar.

         La Canalización por Mahacohán Sanat Kumara      
      Cuando el individuo llega al punto en que reconoce que la personalidad no es más que una imagen mental creada por su alma y proyectada sobre la pantalla de la vida como sí mismo, podrá, en ese instante, repudiar esta imagen errónea, purificar el alma y exteriorizar el Santo Ser Crístico. Luego, con la autoridad de su propia Divinidad, podrá comandar que su alma sea iluminada con relación a su verdadero ser; y la Luz de Dios, entrando al alma e iluminándola, proyectará sobre la pantalla del mundo la revelación del Cristo.
        El alma misma es el canal a través del cual el espíritu de Dios irradia, de la misma manera que un bombillo eléctrico no es más que el medio a través del cual la luz física es atraída a una habitación. No hay que despreciarla ni maltratarla. La acumulación de las centurias de experiencia conforma el estado del alma a través del cual esta luz del espíritu tiene que fluir. Es menester estar pendiente de que la arrogancia, el egoismo y la terquedad del alma sean minimizados, ya que ella no está anhelante de que su imagen mundial sea destruida. La pugna por salvar a la personalidad de la cual el individuo se hace parte, es una proyección de los sentimientos y pensamientos del alma que quiere que las cosas permanezcan en el status quo.
       Amados Míos, recuerden que es la personalidad externa la que lleva el proverbial resentimiento para preservar su propio sentimiento de importancia; es la personalidad la que se ofende fácilmente; es esta personalidad la que critica y la que acarrea sufrimiento aparente a otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada